La regla 50/30/20 para finanzas personales


Tener un presupuesto para controlar nuestros gastos personales es uno de los mejores hábitos financieros. Cuando hacemos un presupuesto es mucho más fácil cumplir la regla fundamental para las finanzas sanas: no gastar más de lo que ganamos.


Y ese presupuesto se puede complementar con otra herramienta muy útil: la regla 50/30/20. Con esta regla aplicada a tu presupuesto, podrás cubrir tus necesidades básicas y además lograrás invertir y ahorrar. Y, lo mejor de todo, es que puedes aplicarla sin importar que tus ingresos cambien mes con mes, ya que está basada en porcentajes y no en totales.


¿Qué es?


Es un principio financiero cuyos detalles están en su nombre: de tus ingresos totales al mes, 50% se irá a cubrir tus necesidades básicas, 30% se irá a gastos extras y 20% más a seguridad en tus finanzas. Vamos paso por paso. 


El 50% de tus ingresos netos (es decir, ya que pagaste impuestos) debes usarlo para cubrir lo que necesitas para sobrevivir: 

  • Tu hipoteca o la renta de tu casa. 

  • El pago del automóvil.

  • Los seguros.

  • Los gastos de comida.

  • Transporte.

  • Internet y celulares.

  • Servicios domésticos. 

  • En estos ingresos básicos hay que contemplar las deudas que tengamos con las tarjetas de crédito, así como préstamos para educación.


El 30% de tus ingresos es para gastos extras. Entre ellas, puedes incluir: comidas fuera de casa, fiestas, regalos para la familia, un nuevo videojuego o algún detalle que tengas que renovar en tu casa. Este dinero es para cosas que queremos pero que no necesitamos. Así que si por alguna razón estamos apretados hay que recortar de aquí, pues podremos volver a ellos el próximo mes.


Y, por último, el 20% de tu ingreso mensual debe ir a cuidar tu salud y seguridad financieras. Es decir, ahorros y pagos de deudas pendientes. Para los ahorros, lo más recomendable es iniciar con un fondo para emergencia de por lo menos $1000. Y una vez que tengamos ese dinero guardado para emergencias, comenzar a invertir en cuentas para la jubilación.





¿Cómo se aplica la regla?


Continuemos con la recomendación de los $1000 para el fondo de emergencias. En un ejemplo de una familia donde entre ambos generan $3 mil después de impuestos, pues esos $1000 suenan excesivos. Pero hay que hacerlo poco a poco: lo importante es comenzar y modificar hábitos.


De esos $3 mil, la mitad (el 50%) se debe ir a necesidades básicas: es decir, no más de $1,500. Luego, el 30% ($900) lo puedes gastar en cosas extras: salir a restaurantes o comprar ropa nueva. Y, el 20% restante, $600, hay que usarlo en la estabilidad financiera. 


Así, en máximo dos meses, tendrás lo suficiente para abrir un fondo para emergencias. Claro, ese fondo se debe abrir una vez que hayas liquidado deudas que tengas con intereses altos o préstamos que hayas solicitado, como puede ser un Payday Loan. Y una vez que tengas el fondo para emergencias, pasas al ahorro para el retiro, donde con $20 dólares a la semana puedes empezar a construir tu patrimonio. Acércate a la comunidad de Finhabits donde te orientaremos con más detalle al respecto.


Una recomendación tecnológica para aplicar la regla es automatizar los pagos. Hoy en día la mayoría de los bancos o servicios que pagas ofrecen esa opción directamente en sus apps. Y así, aseguras la cobertura de los porcentajes de tu presupuesto sin preocuparte o dedicarle mucho tiempo. 


Sabemos que muchas personas podrán decir que con lo que ganan solo alcanza para cubrir las necesidades básicas. ¿Qué se puede hacer al respecto? Lo primero es empezar a organizar las finanzas y para ello sirve esta regla. Si revisamos con detalle cada gasto que tenemos, veremos si en verdad la mayoría de los ingresos se van en necesidades básicas o si tenemos algunos gustos que no controlamos y por donde se escapa el dinero. Ahí es cuando debemos empezar a hacer recortes y reacomodar el presupuesto. 


Si aún así sigue faltando, es momento de pedir un aumento o hasta emprender nuestro propio negocio. También ahora se han abierto muchas opciones de trabajo a distancia o con horarios flexibles que pueden ayudar a complementar los gastos. 


Por lo mismo es importante modificar nuestros hábitos y abonar a la seguridad financiera, porque así hacemos que el dinero alcance para más y que no se nos vaya en deudas impagables.



Descarga la app de Finhabits hoy mismo:





Aviso Legal:

Este contenido no está destinado a utilizarse como un asesoramiento sobre inversiones, y no es una recomendación, oferta o solicitud de compra o venta de valores. La información y las opiniones contenidas en esta nota proceden de fuentes propias y ajenas consideradas como confiables por Finhabits, no necesariamente incluye todo y no está garantizada su exactitud. Como tal, no se otorga ninguna garantía sobre la precisión de la información. La nota puede contener información sobre predicciones a futuro. Tal información puede incluir, entre otras cosas, proyecciones y pronósticos. No hay ninguna garantía de que las predicciones lleguen a suceder. La confianza en la información suministrada en esta nota queda a discreción del lector.


Invest in your future!

Or call us at 1-800-492-1175 to speak to a team member.