1-800-492-1175          support@finhabits.com 

Investment advisory services offered through Finhabits Advisors LLC ("Finhabits"), an SEC registered investment advisor. Registration does not imply a certain level of skill or training. Past performance is no guarantee of future results or returns. Any historical returns, expected returns, or probability projections may not reflect actual future performance. All securities involve risk and may result in loss. All information herein as well as any communications on social media is not an offer, solicitation of an offer, or advice to buy or sell securities or services. Securities offered through Apex Clearing Corporation, Member FINRA, SIPC. Securities in your account are protected up to $500,000. See SIPC.org for more details. By using this website, you hereby consent to our Terms of Use and Privacy Policy. A person shall only become a client of Finhabits when he or she has signed the advisory agreement and acknowledged receiving all disclosures from Finhabits. Exchange Traded Funds are provided by Vanguard and iShares, registered trademarks of The Vanguard Group Inc. and BlackRock Inc.

BBB-Logo.png
ENG-White-150x91.png

¿Por qué Es Bueno Tener Un Seguro De Salud En Estados Unidos?



En un país como Estados Unidos donde sus ciudadanos necesitan pagar grandes sumas de dinero para poder acceder a los servicios médicos, necesitas tener un seguro de salud para prepararte en caso de una enfermedad o accidente.


Es muy probable que pienses que no necesitas un seguro de salud. La realidad, sin embargo, es que es una de las mejores inversiones que puedes hacer para asegurar tu futuro y el de tu familia en caso de algún suceso inesperado.

En caso de que necesites asistencia médica y no cuentes con un seguro de salud (también llamado seguro médico), tendrás que pagar los servicios que hayas recibido directamente de tu bolsillo, y no son nada baratos. Estados Unidos es el país que tiene la atención médica más costosa en el mundo.



¿Qué es un seguro de salud?


Básicamente, un seguro de salud es un contrato que se establece entre una persona y una aseguradora.


En este contrato, la compañía de seguros se compromete a pagar parte de tus gastos en caso de que necesites atención médica. A cambio, tú te comprometes a pagar una cuota mensual a la aseguradora y ayudar a cubrir la otra parte de tus gastos médicos.


En general, los planes de seguro médico cubren el tratamiento de lesiones y enfermedades. También pueden cubrir tratamientos preventivos para mantenerte saludable y diagnosticar enfermedades que pueden convertirse en un problema en el futuro.



¿Cuánto cuesta un seguro de salud en Estados Unidos?


La atención médica en Estados Unidos es de alta calidad, pero no es barata.


De acuerdo a un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, el gasto promedio de los ciudadanos en seguro médico fue de 3,405 dólares en 2018.


El costo de la atención médica varía dependiendo del tipo de cobertura que escojas, tu deducible, y cuánto de tus gastos médicos vas a pagar de tus bolsillos. También depende si estás pagando un plan individual o en grupo. Usualmente estos planes son cubiertos por la empresa en la que trabajas



¿Por qué necesitas un seguro de salud?


Un estudio publicado en la revista American Journal of Public Health mencionó que dos de cada tres familias se declararon en bancarrota debido a gastos médicos.


Por esta razón, si no tienes un seguro de salud, podrías terminar gastando tus ahorros de toda la vida pagando una factura de 200,000 dólares en gastos médicos. Para eso es que existen los seguros de salud, para proteger tu patrimonio.


Al igual que tienes asegurada tu casa o el carro que conduces, un seguro de salud protegerá tus ahorros del golpe devastador que puede dar una enfermedad o un accidente.


La principal diferencia entre un seguro para tu para tu casa y un seguro para tu automóvil es esta: si algo le pasa a tu automóvil, siempre puedes usar el transporte público hasta ahorrar el dinero suficiente para repararlo. Por otro lado, si te rompes un brazo, necesitas tratarlo inmediatamente, y si no tienes el dinero ahorrado, esto puede implicar entrar en deudas.



¿Cómo escoger un seguro de salud?


Antes de escoger un seguro de salud para tí y tu familia necesitas entender los gastos que incluye y qué significan los diferentes beneficios que vienen dentro de tu cobertura.


  • Prima mensual: Igual que con los seguros para tu casa y tu auto, debes pagar este monto mensualmente incluso si nunca llegas a utilizar tu seguro de salud.


  • Deducibles: Es el monto que tienes que pagar antes de que el seguro se haga cargo de tus gastos médicos. Por ejemplo, si el deducible de tu seguro es de 500 dólares, cuando vayas al médico tendrás que pagar los primeros 500 dólares de la atención que necesites. Al pasar los gastos de este monto, el seguro empezará a pagar.


  • Co-pago: Es una cantidad fija que debes pagar por cada servicio cubierto por tu seguro. Este dinero lo tienes que pagar después de haber pagado el deducible. Por ejemplo, si tienes un co-pago de 30 dólares por una visita al doctor, deberás pagar este monto al momento de tu visita.


  • Co-seguro: Es un porcentaje del costo total del servicio médico que el asegurado debe pagar, mientras el resto del monto lo paga el seguro. Si en tu co-seguro debes pagar el 20% de tus gastos médicos, el seguro se encargará de pagar el 80% restante.



¿Cuáles son mis opciones de seguros de salud?


Hay dos maneras en las que puedes obtener un seguro de salud: unirte a un plan de seguro grupal (como los que ofrecen las empresas a sus empleados) o pagar un seguro privado individual.


Si la empresa para la que trabajas ofrece un plan de salud, probablemente esa será tu mejor opción para obtener una cobertura. La mayoría de la población está asegurada a través de las compañías en las que trabajan.


El gobierno de los Estados Unidos requiere que la mayoría de las empresas ofrezcan este beneficio a sus empleados a tiempo completo, e incluso algunas compañías te ayudarán a pagar la prima de un seguro privado.


Si tu empleador no te ofrece este beneficio, tendrás que escoger un plan de seguro privado. En el mercado de seguros en Estados Unidos, hay básicamente cuatro categorías:


  • Bronce: Si sólo estás buscando una cobertura que te proteja en caso de una emergencia grave, este seguro de puede ayudar. Normalmente las primas que tendrás que pagar serán bajas pero tu deducible será más alto.


  • Plata: Son la selección más común en el mercado, ya que las primas y los costos de salud que tienes que pagar son moderados. Los deducibles siguen siendo altos, pero no tanto como los del plan bronce.


  • Oro: En estos planes de salud el deducible tiene a ser bajo pero cobran primas mensuales más altas. Los costos de salud también tienden a bajar. Esta es una buena opción si necesitas mucha atención médica.


  • Platino: Este es el plan que tiene la prima mensual más alta, aunque los deducibles y los costos médicos son muy bajos.


¿Debería obtener un seguro de salud?


Aunque el costo de un seguro de salud puede llegar a ser alto (especialmente si no vas al doctor muy seguido), el tener uno te da la tranquilidad de saber que tendrás acceso a cuidados médicos en caso de que los necesites en el futuro sin perder tus ahorros.


Por otra parte, el no tenerlo puede significar perder todo el dinero que has ahorrado en el caso de que te enfermes o tengas un accidente. Recuerda que una emergencia se presenta sin avisar, por lo que es mejor estar preparado si llegan.


Si quieres más información acerca de cuál es el plan de salud que mejor se adapta a tu presupuesto, en la página oficial en español cuidadodesalud.gov puedes comparar los diferentes planes que existen en el mercado de seguros.


También puedes revisar si calificas para Medicaid o el programa de seguro de salud para niños (CHIP). Estos planes de salud son programas públicos destinados a ayudar a las personas de bajos recursos a pagar sus cuentas médicas.


Si quieres aprender cómo crear un fondo de ahorro para emergencias familiares, ¡recuerda que en Finhabits queremos ayudarte!



Aviso Legal:

Este contenido no está destinado a utilizarse como un asesoramiento sobre inversiones, y no es una recomendación, oferta o solicitud de compra o venta de valores. La información y las opiniones contenidas en esta nota proceden de fuentes propias y ajenas consideradas como confiables por Finhabits, no necesariamente incluye todo y no está garantizada su exactitud. Como tal, no se otorga ninguna garantía sobre la precisión de la información. La nota puede contener información sobre predicciones a futuro. Tal información puede incluir, entre otras cosas, proyecciones y pronósticos. No hay ninguna garantía de que las predicciones lleguen a suceder. La confianza en la información suministrada en esta nota queda a discreción del lector.


Invest in your future!

Or call us at 1-800-492-1175 to speak to a team member.